“Que sea Sangre” Excelencia en una gota.


Con aire expresivo y sonrisa inconfundible, Horacio Graffigna se hace presente a las dieciocho en punto en la esquina de San Martín y Montevideo. La gente que rodea este escenario observa, advierte su presencia, algunos saludan. Se sienta en una mesa cercana a la ventana. Se queda unos minutos en silencio, como recordando algo que le quedo pendiente. Coloca sus manos sobre la mesa, las agita como si el tiempo fuera un recurso muy valioso. Agacha su mirada, sumisa y alegre, un reflejo de sus ojos transmite paz. Finalmente destapa una botella y comienza a hablar, de modo asertivo y mirada firme, escucha atentamente la primera pregunta:

¿Cuándo descubriste que te dedicarías a realizar vinos en cuerpo y alma?

Aproximadamente… en el 2013 cuando fui a hacer una vendimia a Francia. Con dos compañeros de la facultad estuvimos a trabajando dos meses en una Bodega. Allí descubrí que quería hacer esto toda mi vida.

¿Cómo fueron  tus raíces en la vitivinicultura?

Desde que nací estuve ligado a la vitivinicultura y a la elaboración de vinos. Mi abuelo con sus hermanos tenían bodegas y viñedo. Recuerdo  que con cinco años me llevaba en bicicleta a la bodega,  me mostraba su trabajo, caminábamos entre las hileras y los pies se me hundían en el lodo.

Las navidades y años nuevos con sus dos hermanos festejábamos muchísimo. Aproximadamente alrededor de cuarenta personas en mesones y tablones.

¡Todos en familia!

¿Cómo definirías tus vinos?

Mis vinos son jóvenes, frescos, frutados y fáciles de tomar ¡bien varietal!

¿Se podría decir que tus vinos curan el alma?

No sé si curan el alma, pero después de la segunda copa… ¡Si le hacen bien al alma!

¿Qué distinción que pueda ser otorgada en Argentina o el Mundo te gustaría que posean tus vinos?

La mejor distinción es que el cliente vuelva a comprarlo, ese es el mejor regalo que podemos tener y la mejor distinción. ¡Qué el cliente vuelva a comprarlo!

“Que Sea Sangre” es parte de nuestra cultura ¿Qué significaría lograr un reconocimiento mundial?

Significaría llegar a la cima de todo esto que estamos construyendo desde acá abajo.

¿Qué paladares pensás que te quedan por conquistar?

¡Creo que muchos paladares! Justamente estoy preparando un vino que va a salir a la venta en el 2022. Y la magia de mis viñedos se encuentra en esa reserva. ¡Sería un vino icono!

¿Cuáles son los más grandes secretos que guardan tus vinos?

Los secretos son… Trabajar con mucha pasión, ganas incondicionales y respeto a la madre tierra.

¿Existe un lenguaje mágico del vino?

A mi parecer existe un lenguaje que se lo proporciona cada persona y es propio de cada consumidor decidir si le gusto el vino. Por ejemplo: ¡Me raspa la lengua! En el caso del Cabernet. Y no decir, los taninos son ásperos porque es propio del Cabernet.

Cada persona es un propio lenguaje y en cada lenguaje existe una infalible belleza hacia los gustos.

¿Existe un Que Sea Sangre para cada ocasión plato o cocina?

Seria encuadrarlos demasiado ya que pasa por el gusto del consumidor. Por ejemplo a mí me gusta el Bonarda con empanadas, pero si alguien quiere comer sushi con vino tinto y le gusta… ¡Bienvenido sea!

¿Cuál es tu comida favorita y con que la acompañarías?

Mi comida favorita es la empanada casera Mendocina  con una copa de Bonarda.

¿Cómo te formaste para generar este tipo de vinos todos los días?

Nos formamos de todas las formas posibles. Analizamos continuamente que hacen las otras bodegas y en la parte enológica me actualizo trabajando con enólogos reconocidos.

¿Cuál es la mejor herencia que te ha dejado el vino?

Amigos, personas conocidas y un paladar entrenado. Pero sobre todo las amistades en trayectos recorridos ¡Son el tesoro más valioso!

¿Cómo sería el futuro del vino para vos?

La tecnología ayuda muchísimo a desarrollar los vinos, pero para crear grandes cosas es necesario rescatar la enseñanzas de nuestros abuelos y no olvidar nuestras raíces, ya que los vinos de hace 50 años atrás poseían cualidades magnificas.

¿Pensás que el vino puede conquistar las nuevas generaciones? ¿Por qué?

Si ya lo está haciendo porque es una bebida sumamente natural, sencilla, noble y alegra el alma.

¿Se puede seguir innovando en el mundo del vino?

Si en tecnología existe mucho por aprender, pero no creo que salgamos dentro de lo que estamos. Sino que perfeccionemos lo que tenemos.

¿Qué pensás que podríamos imitar de los vinos extranjeros?

Tenemos en Mendoza una excelente mirada del mundo. No nos hace falta imitar nada de nada, en todo caso, lo que podemos tomar como ejemplo es la estrategia de comercialización.

¿Cuál es tu opinión de los vinos argentinos?

Los vinos argentinos son inimitables en el mundo. El Malbec encontró su lugar  y está muy posicionado en Mendoza. Por más que intenten imitarlo no logran generar el Malbec que se produce en esta provincia.

¿Has  visitado los caminos del vino?

Si, ¡Por supuesto! y con ello muchas bodegas. Es un sueño tener los caminos del vino en nuestra provincia y sus respectivas gastronomías.

¿Qué le dirías a tus seguidores sobre tu vino?

Primero…  ¡Gracias por comprar mis vinos!   Segundo… que lo disfruten como más les guste (con hielo, soda, jugo, alguna gaseosa, etc…) Lo importante es que lo puedan disfrutar en familia y con amigos.

© 2022 - Bodega de Autor - El Sueño Vineyard