Propiedades positivas del vino


El vino, especialmente el vino tinto, ha sido ampliamente estudiado durante muchos años con resultados muy positivos acerca de que consumirlo con mesura puede proteger contra ciertos tipos de cáncer, mejorar la salud mental y proporcionar beneficios para el corazón, entre otras cosas.

Un estudio de la Universidad de Tufts en Boston (EE.UU.) con más de 2.400 participantes, demostró que las mujeres que beben vino tienen menos posibilidades de perder masa ósea que las mujeres que no beben, debido al efecto positivo sobre la densidad mineral ósea, tanto en el caso del vino como de la cerveza.

Parece que cada día están más claros los beneficios que conlleva el consumo moderado de vino tinto.

Estudios y Científicos de todo el mundo no dejan de descubrirnos todo lo bueno que conlleva el consumo de una copa de vino tinto diaria, frente a otro tipo de bebidas.

Retarda el envejecimiento

Según la Escuela Médica de Harvard, el resveratrol, compuesto que se encuentra en la piel de las uvas tintas, retrasa el envejecimiento, siempre con un consumo moderado y parece ser que es una de las causas de longevidad en zonas con alto consumo de vino tinto, como el suroeste de Francia o Cerdeña.

Es un aliado para bajar peso

El vino tinto activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y además nos permite estimular las existentes para depurarlas e ir eliminándolas poco a poco.

Para ver reflejado este efecto en nuestra silueta, recuerda que no debes beber más de una copa al día y obviamente, los resultados serán más visibles si lo acompañamos con una dieta equilibrada.

Potenciador para nuestro cerebro

Son muchos los estudios que demuestran que beber vino tinto de forma moderada pero constante, hace que podamos prevenir demencias y enfermedades degenerativas de nuestro cerebro.

Trata las infecciones de las encías

Si eres de esas personas a las que les sangran las encías, no lo dudes y acompaña tus comidas con un vasito de vino tinto. Existen compuestos presentes en las uvas que, al ser fermentados en vino, tienen la virtud de evitar la aparición de los estreptococos y bacterias vinculadas a la caries además de ser muy eficaz contra la gingivitis.

Protege contra las quemaduras solares graves

Según científicos de la Universidad de Barcelona, los flavonoides, que se encuentran en las uvas y el vino, ayudan a reducir los efectos perjudiciales de los rayos ultravioleta en la piel.

Combate el cansancio

La investigación apareció en The Faseb Journal y nos dice que es precisamente el propio resveratrol presente en las uvas, el que mejora nuestra situación en esos días que estamos más apáticos o cansados.

Aumenta nuestras endorfinas

Según estudio llevado a cabo en la Universidad de California, al disfrutar de ese vino rico y sano, liberamos endorfinas en nuestro organismo, relajándonos y disfrutando más del momento.

Limpia nuestro paladar

Curioso pero cierto, tomar vino mientras comemos hace que, gracias a sus propiedades astringentes, el sabor de las comidas se perciba de modo más intenso. Reduce el sabor de las grasas y nos da una sensación gratificante al limpiar nuestra boca.

¡Entérate de esto y mucho más en nuestra Bodega de Autor!

© 2022 - Bodega de Autor - El Sueño Vineyard